Orden de Hermes

En tiempos del Imperio Romano se fundó el Culto de Mercurio, cuyos miembros no solían reunirse en persona sino comunicarse a distancia por escrito. Poco después de la Caída del Imperio Romano, en el siglo V, el culto fue destruido a causa de conflictos internos.

Fundación de la Orden

En el siglo VIII el mago Bonisagus descubrió la ParmaMágica, que permitía defenderse de otros magosy no sufrir los efectos adversos del Don de otros. Trianoma vio las posibilidades que abría la Parma Mágica para formar una orden de magos, y se hizo aprendiz de Bonisagus, buscando otros magos poderosos por toda Europa que se unieran a ellos. Trianoma reunió once magos, cada uno de los cuales enseñó algo a Bonisagus y aprendió de él la Parma Mágica. Así Bonisagus desarrolló la magia formuláica y ritual a partir de los conocimientos del Culto de Mercurio, la magia espontánea a partir de los conocimientos druídicos de Diedne, la creación de objetos mágicos a partir de las artes de Verditius y el control de animales a partir de las investigaciones de Merinita. A partir de todos estos estudios, Bonisagus desarrolló la Teoría Mágica, una teoría unificada que permitía intercambiar conocimientos entre distintos magos.

Y así en el año 767 los Doce Fundadores, y Trianoma, fundaron la Orden de Hermes y escribieron el Código de Hermes durante el Primer Tribunal, que tuvo lugar en Durenmar, en el Bosque Negro. Cada uno de los doce fundó una Casa, las mismas que existen hoy en día. Las únicas diferencias eran la existencia de la Casa Diedne, estrechamente ligada por su adherencia común a la religión pagana, y que la Casa Ex Miscelánea aún no existía.

La Orden se extendió rápidamente, especialmente por las influencia de Casa Jerbiton entre las élites culturales mundanas y por las misiones de las Casas Flambeau y Tytalus, que cruzaban el continente dando a los magos que encontraban una elección sencilla: unirse o morir. En cuarenta años la Orden dominaba el paisaje mágico de Europa.

Guerra contra Damhan-Allaidh

A principios del siglo IX un poderoso y malvado mago de las islas británicas, Damhan-Allaidh, organizó una resistencia para oponerse a la Orden de Hermes con maldiciones y guerra de guerrillas. Pralix, la mejor aprendiz de Tytalus, marchó allí para encabezar la lucha contra Damhan-Allaidh, al que finalmente derrotó. Tas su victoria, Pralix reunió a los seguidores de su enemigo y los suyos propios, y fundó una orden rival, la Ordo Miscelánea, con el objetivo de ser un competidor de la Orden de Hermes y así mantener fuerte a la Orden. Tras unas tensas negociaciones, finalmente la Ordo Miscelánea se unió a la Orden de Hermes como la Casa Ex Miscelánea.

El dominio de la Casa Tremere

Durante los años posteriores a la fundación de la Orden, Casa Tremere fué acumulando progresivamente cada vez más poder político a través de certamen, acuerdos y alianzas. De esta manera acabó controlando varios Tribunales y, para cuando Tremere era ya el último Fundador que seguía con vida, estaba lista para dominar la Orden entera. En ese momento, un grupo de magos cuyas identidades no se conocen rompió las mentes de los principales lugartenientes de Tremere, un evento conocido en Casa Tremere como el Cataclismo, destruyendo su estructura de poder. Tremere en persona se reunió con estos magos desconocidos, y llegaron a algún acuerdo cuyos detalles nunca se han desvelado, por el cual la Casa no volvería a intentar dominar la Orden.

La corrupción de Casa Tytalus

En al segunda mitad del siglo X un miembro de Casa Tytalus descubrió que los líderes de su Casa habían sido corrompidos por demonios y estaban intentando corromper el resto de la Orden. Una investigación de los Quasitores purgó a los diabolistas, y muchos miembros de la Casa fueron ejecutados, entre ellos la Prima de Casa Tytalus, Tasgillia.

La Guerra del Cisma

A principios del siglo XI la Orden fué cayendo progresivamente en la anarquía a causa de la paranoia suscitada por la corrupción de Casa Tytalus. En este período tuvieron lugar gran cantidad de Guerras de Magos y de conflictos violentos e ilegales, a pesar de los esfuerzos de Quaesitores, Gorros Rojos, Bonisagus y otros magos que se esforzaban por preservar la Orden.

Entonces la Casa Tremere declaró la guerra a la Casa Diedne, que siempre habían sido muy secretistas y se habían mantenido relativamente aislados del resto de la Orden. Cercistum, Primus de Casa Tremere, les acusó de diabolismo, y Casa Flambeau se unió rápidamente contra Diedne. Muchos miembros de Casa Jerbiton también se unieron, y muchos otros magos apoyaron a los Tremere. Nadie apoyó públicamente a los Diedne.
Los Bonisagi y Quaesitores convocaron un Gran Tribunal de emergencia en el que se declaró a Casa Diedne Renunciada de la Orden, y que era el deber de todo mago hermético darles caza y matarlos. La guerra fué larga y sangrienta, destruyendo toda la Casa Diedne, aunque los cadáveres de sus líderes nunca fueron encontrados.
Los Quaesitores lograron que se respetara el Código durante los últimos años de la guerra, y la experiencia hizo que la mayoría de magos no quisieran ver algo así nunca más. Esto restauró la autoridad de los Tribunales y la ley y el orden.

El Código de Hermes

Las Doce Casas

Orden de Hermes

La Saga de Arazas gerostv gerostv