Europa Mítica

Ars Magica se sitúa en una versión mítica de la Europa del s.XIII, en plena Edad Media. La Europa Mítica de Ars Magica es el mundo tal y como la gente medieval creía que era. Es tan mágico y tan lleno de aterradoras posibilidades como lo imaginaban. Las creencias de la gente medieval son, de hecho, la inspiración de sus temores. Los peligros que tememos como los accidentes, el crimen y la guerra, pueden resultarnos amenazadores, pero también son naturales y sus causas discernibles. Un campesino medieval, en cambio, no teme esos males. Para él, los estragos de la guerra y la enfermedad son un hecho común y se aceptan como acontecimientos de la vida. Su temor es a lo desconocido. Teme a los mitos hechos realidad.

La percepción del mundo que tenía la gente en la Edad Media no tiene su base en la lógica o el rigor científico. El hombre medieval ve conexiones en lo real que nosotros no creemos que existan. Para la mente medieval son los principios intuitivos universales los que rigen el mundo y no conceptos como los genes, los gérmenes y la gestación.

Desde la perspectiva de la gente común, la Europa Mítica es realmente como ellos creen que es. Creen en la magia, pero la mayoría de ellos nunca han visto hacerla, y la temen. La magia es la esencia de Ars Magica. Está por todas partes y su existencia afecta a cada detalle de la vida, casi siempre del modo más sutil. La magia es una fuerza misteriosa y versátil, no una ciencia precisa, y no puede ser fácilmente doblegada a los caprichos de los mortales. La magia es la fuerza sobrenatural, la conexión invisible, que mantiene unidas todas las cosas.

Al principio, los magos exploran las sutiles conexiones de la magia para sacar partido de ellas y usar el poder obtenido. El aprovechamiento de la magia es un medio directo, aunque peligroso, de obtener poder. Sin embargo, a los mejores magos les guía una necesidad completamente diferente de la mera adquisición de poder. Investigan la magia para entender el universo; estudian la realidad y usan ese conocimiento para manipularla.

Algunos magos, temerosos de que sus rivales pudieran robar su saber, viven solos y en secreto. Sin embargo, la vasta mayoría viven juntos en pequeñas comunidades unidas por votos de amistad y cooperación. Sin estos votos, no importa lo débiles que sean, los magos no podrían dedicarse a su arte y seguramente morirían a manos de las xenófobas hordas de la Europa Mítica. La Alianza es el hogar de los magos. Una Alianza es un centro autosuficiente, dedicado al estudio de lo mágico, donde los magos se reúnen para obtener protección y compartir recursos. Normalmente están ubicadas en algún área mágica remota, alejada de la civilización, donde es más fácil reunir y controlar las fuerzas mágicas y se puede mantener a distancia a los mundanos de mente estrecha. Aunque las Alianzas pueden ser de cualquier tamaño, la mayoría tiene menos de una docena de miembros (magos). Entre la gente que reside en la Alianza y sirve a los magos, se incluyen guardias, cocineros, sirvientes, escribas, artesanos, etc… La Alianza mantiene y protege a éstos individuos a cambio de sus servicios. Por ello, los magos y sus sirvientes viven juntos como un grupo social, casi como una familia, y deben trabajar juntos para lograr una existencia mutuamente satisfactoria en el que, si no, sería un mundo letal.

Vinculando a todas las Alianzas y a todos los magos está la Orden de Hermes. Esta mística orden de magos es lo único que une a los que de otro modo serían magos dispares. Si bien la mayoría de magos se preocupan muy poco por las actividades de sus parientes lejanos, la Orden de Hermes une a todos los que pertenecen a ella. Y perteneciendo a ésta orden, tienes la oportunidad de aprender de tus semejantes sin peligro, puesto que una contienda ilegal tendría como resultado una inmediata represalia por parte de los que se dedican a preservar la paz. El Código es esencial para la Orden de Hermes, ya que regula las actividades de los magos, tanto entre sus semejantes como con la sociedad en general. Adhiriéndose a las obligaciones de la orden estarás a salvo: ningún mago podrá actuar contra ti sin sufrir represalias y no se alertará ninguna fuerza mundana de tu existencia, así no te expondrás a la encendida paranoia de los mundanos y tu carne estará a salvo de la quema. Por desgracia, pocos magos siguen la ley con tanto rigor, ya que se puede conseguir más poder mágico actuando contra los demás magos e involucrando a los mundanos. De éste modo muchos magos arriesgan sus vidas y la estabilidad de la orden por sus propios intereses.

Europa Mítica

La Saga de Arazas gerostv gerostv